Un llamamiento unido para la sostenibilidad de los sistemas alimentarios en el marco del cambio climático

El brote pandémico de COVID 19 llega en un momento en el que muchos países del mundo se enfrentan ya a graves cargas preexistentes de cambio climático y inseguridad alimentaria. Muchos agricultores sufrieron y siguen sufriendo enormes pérdidas debido a los desastres naturales -sequías, inundaciones, invasión de insectos- y el brote pandémico exacerbó las condiciones críticas existentes.

Mientras el mundo lucha por aplanar la curva de COVID 19, los efectos del cambio climático no han desaparecido, y tampoco deberían desaparecer las acciones para combatir el cambio climático.

Podemos considerar COVID 19 como un punto de inflexión en la historia de los sistemas alimentarios: ha demostrado que la agricultura está en el centro de los sistemas alimentarios, que el impacto climático está exacerbando una situación ya drástica y que es posible una acción rápida y colectiva en la que todos los actores son capaces de cambios inmediatos cuando se les pide que actúen.

 Es imperativo aprovechar el impulso y aprovechar al máximo la situación actual para pasar a sistemas alimentarios sostenibles. No podemos volver a la normalidad, pero debemos aprovechar las lecciones aprendidas en medio de esta pandemia y forjar puentes que perduren durante las próximas décadas. La forma en que los agricultores y todos los interesados de la cadena de valor alimentario respondieron a las perturbaciones resultantes del brote pandémico podría considerarse como una práctica óptima para reaccionar de manera resistente a las repercusiones actuales y futuras del cambio climático.

Los Climakers inauguraron un nuevo enfoque, promoviendo una auténtica acción de abajo hacia arriba, impulsada por los agricultores. Se inspira en soluciones de base que garantizan que las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC) que aplican el Acuerdo de París se basen en las mejores prácticas que los agricultores ya han identificado como soluciones para la mitigación del cambio climático y la adaptación a éste, y que se fundamentan en nuevas soluciones de base científica alineadas con las necesidades de los agricultores para lograr la viabilidad económica, social y ambiental del sector agrícola. A través de los Climakers, toda la cadena de valor se asocia, desde los agricultores hasta los proveedores de insumos y los consumidores, para asegurar que los agricultores tengan los medios para seguir alimentando al mundo.

En estas nuevas circunstancias, los Climakers están dispuestos a señalar a la atención de los responsables de las políticas a todos los niveles, las necesidades y soluciones de los actores de los sistemas alimentarios. Los Climakers se comprometen a trabajar juntos para hacer avanzar el diálogo político mundial sobre la agricultura y el cambio climático, incluso durante los tiempos de COVID 19. El cambio climático, la “emergencia ambiental más profunda”, no se detiene, y tampoco lo hacen los Climakers. Iluminamos el enorme potencial del sector agrícola para construir un futuro mejor, después de COVID 19, que acelere la lucha contra el cambio climático.

Principios guia:

  • La seguridad alimentaria es esencial:

Como se muestra en el SOFI 2019, el número de personas que padecen hambre ha aumentado lentamente, sin que se haya avanzado lo suficiente en lo que respecta a la subalimentación infantil y a las tendencias crecientes de sobrepeso y obesidad. En la actualidad, la situación está empeorando en muchos países debido a la pandemia COVID 19, que está causando graves trastornos en las cadenas de suministro de alimentos a todos los niveles, así como otras perturbaciones relacionadas con la producción y el consumo de alimentos, pero también la disminución de los ingresos en muchos sectores. Esta situación está afectando sin duda a determinadas categorías, sin embargo, uno de los grupos más afectados son los agricultores. Las medidas de bloqueo de los países y el consiguiente cierre de fronteras están afectando fuertemente el acceso de los agricultores a los mercados, lo que está haciendo que los ingresos de los agricultores sean casi nulos. En muchos países, los agricultores son los que más inseguridad alimentaria padecen y, por lo tanto, no pueden obtener una ganancia justa de su producción e incluso proporcionar a sus familias alimentos nutritivos.

Las interrupciones de la cadena de suministro afectan a los agricultores desde el principio del proceso de producción de alimentos: la disponibilidad de los alimentos comienza a nivel de la granja. El desafío de hoy es mejorar la seguridad alimentaria frente a la COVID 19 y el cambio climático, de modo que ninguna familia pase hambre, ni durante la batalla contra el Coronavirus, ni después.

  • Los sistemas alimentarios son frágiles e interconectados:

El brote de COVID 19 ha puesto de relieve lo interconectados que estamos todos a nivel local, nacional, regional e incluso internacional desde diferentes puntos de vista, y cómo nuestros sistemas alimentarios también están interconectados. Estamos viviendo una situación sin precedentes en la que las medidas de bloqueo aplicadas para responder a la emergencia sanitaria provocaron una crisis económica que está afectando a todos los países y mostrando las evidentes conexiones entre los diferentes sectores y actores. Como resultado, muchos agricultores ya no pueden producir o vender sus productos y se enfrentan a grandes pérdidas económicas, especialmente en zonas que ya están gravemente afectadas por el cambio climático, como las zonas afectadas por la sequía. Es evidente que es necesario romper los silos y adoptar un enfoque de sistema alimentario sólido para asegurar que las cadenas de suministro sean resistentes y sostenibles. Para ello se requieren soluciones sistémicas y una mayor inclusión de los interesados y sus representantes en el proceso de adopción de decisiones, para lo cual son vitales las asociaciones y la cooperación. En su calidad de agentes clave de la producción de alimentos, los agricultores deben disponer de los medios necesarios para trabajar dentro de una cadena de valor que funcione bien y sea sostenible, de modo que puedan seguir alimentando al mundo.

  • Los impactos de COVID 19 en el sistema alimentario están exacerbando los problemas existentes del cambio climático:

Mientras el mundo se ha detenido para asegurar la salud de los ciudadanos de todo el mundo, el cambio climático no estaba en suspenso. Los actores de la cadena alimentaria han estado enfrentando el doble desafío de una crisis de salud y las presiones existentes del cambio climático. Todos somos conscientes de la forma en que el cambio climático afecta a los agricultores en primer lugar al obstaculizar su actividad y ejercer presión sobre la disponibilidad y la preservación de los recursos naturales.

El funcionamiento de la cadena alimentaria es fundamental para asegurar que no se obstaculice el progreso en la lucha contra el cambio climático y que las actividades de los agricultores puedan continuar en el doble esfuerzo de adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático. Los agricultores son dueños de una parte esencial de la solución, gracias a sus conocimientos prácticos únicos, una combinación de conocimientos tradicionales y la experiencia de vivir y trabajar en la tierra y con la naturaleza, mientras que todos los interesados son clave en este sentido: Los encargados de la formulación de políticas, los proveedores de insumos, los inversores y las instituciones financieras, los procesadores, los minoristas y los consumidores tienen la capacidad de influir en el suministro de alimentos y en las decisiones de los agricultores.

  • La innovación es clave para garantizar la resistencia y la sostenibilidad:

Las organizaciones de agricultores tienen un papel fundamental que desempeñar en los diálogos y el enlace con los encargados de la adopción de decisiones para buscar soluciones impulsadas por los agricultores para la transformación de los sistemas alimentarios y llegar a los agricultores a nivel de base para promover la innovación sostenible y fomentar la transición. Del mismo modo, la cadena de valor desempeña un papel fundamental en toda la estrategia al mejorar la seguridad alimentaria, generar ingresos y crear comunidades locales, fortaleciendo así la posición de los agricultores en los mercados, aumentando sus ingresos y mejorando su capacidad de producir de manera más sostenible y resistente. Este programa debería desarrollarse bajo el ángulo específico de generar un impacto positivo en la cadena de valor y el sistema alimentario.

LA PROPUESTA DE LOS CLIMAKERS:

Durante la pandemia de COVID 19 los miembros de la Alianza de Climakers tomaron sus conocimientos prácticos y los pusieron al servicio de su actividad y de toda la cadena alimentaria, desde la granja hasta el tenedor. AHORA es el momento de que los Climakers den otro paso audaz hacia la construcción de un futuro más sostenible para todos, basándose en un programa de cambio climático impulsado por los agricultores.

En particular, los Agricultores propusieron iniciativas perturbadoras para asegurarse de que pudieran continuar sus actividades a largo plazo, teniendo en cuenta que muchos de los desafíos que surgieron durante la pandemia pueden perdurar más allá del brote. Al mismo tiempo, todos y cada uno de los agentes de la cadena de suministro se comprometieron a garantizar que los agricultores pudieran tener y seguir teniendo los medios (semillas, fertilizantes, productos agroquímicos, tecnologías) para hacerlo; los agentes de Investigación y Desarrollo hicieron su parte al asociarse con los agricultores y los agentes de la cadena alimentaria para ayudar a encontrar las soluciones adecuadas para los diferentes contextos; los asociados de los medios de comunicación se comprometieron a mantener actualizados a los que participan en el desarrollo agrícola mundial con la información pertinente para seguir trabajando.

Corresponde ahora a los encargados de la formulación de políticas velar por que los sistemas alimentarios funcionen correctamente y sean resistentes a las perturbaciones externas.

Esto implica que:

  • Los responsables de las políticas deben asegurarse de que la acción climática siga siendo una prioridad en la agenda mundial, también y sobre todo ahora que el mundo está luchando contra COVID 19.
  • Los encargados de formular políticas y las instituciones financieras internacionales deben invertir en planes de recuperación que permitan a los agricultores acceder a los medios para hacer frente a futuros desafíos, como el cambio climático u otras perturbaciones del sistema.
  • Los encargados de la formulación de políticas deben elaborar políticas alimentarias centradas en los agricultores durante y después de COVID 19, a fin de que los agricultores puedan atender las necesidades de seguridad alimentaria y, al mismo tiempo, garantizar que puedan adaptarse a prácticas más resistentes al clima.
  • Los encargados de la formulación de políticas deben canalizar la adopción de decisiones y las inversiones para ampliar y mejorar las soluciones que ya han demostrado funcionar a nivel sectorial y a nivel de la cadena alimentaria en su conjunto, ya que sólo un enfoque verdaderamente ascendente puede garantizar que actuemos con prontitud y eficacia.
  • Los encargados de la formulación de políticas deben tener en cuenta las necesidades y las medidas de los agentes sectoriales (desde las aportaciones hasta la sociedad civil) en un esfuerzo conjunto por lograr el buen funcionamiento de los sistemas alimentarios y la sostenibilidad.